martes, 24 de marzo de 2009

Solía contar las traviesas de las vías
-una, dos, tres, cuatro, cincuenta,
las sentía como astillas clavadas
que sólo se sacaban a la vuelta-
y cada suma era tiempo perdido
que podría estar gastando contigo.
Ese tiempo que perdemos
se vuelve polvo si lo miro
y si intento cogerlo sale volando,
siendo sombra lo único que queda,
una sombra inacariciable e inútil.
¿Te daría a ti una triste sombra?
Por cada raíl avanzado
un ligero intento de homicidio
que nunca cumplió su pena.
Pero que no se haga justicia:
los trenes me llevan a casa,
y las vías yo me las clavo...

2 comentarios:

Marta dijo...

y luego no queremos decirle al pariente "novio" no ayyyyyyyy el amor que nos hace dsvariar.


que bonico coño


iadepuraXD

Antonio dijo...

me MEO en las putas vías! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...