jueves, 7 de enero de 2010

Ese invierno llovió durante meses. Llovió tanto tanto tanto que los soportales se calaban. Aunque intentaras resguardarte del chaparrón, te mojabas el pelo, se te resfriaba la cabeza y se deshacían las ideas como si fueran de papel.

Y así era como la gente se volvía loca.

2 comentarios:

Astromántica dijo...

Que vuelva el sol YA!


X_____X

Alvaro Ochoa dijo...

Nadie mira al cielo cuando llueve...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...