martes, 19 de octubre de 2010

Creo que no había hablado antes de Periodismo en mi blog, no me gusta. Pero esta mañana me he rayado y de alguna manera me sentía en la obligación de hacerlo (prometo que nunca más).

Hoy nos han recordado que tenemos que esforzarnos para convertirnos en ese periodista luchador, valiente, inconformista, extinto, que sólo sobrevive ya en la teoría y en la fantasía. Nos han repetido que el Periodismo está muy malherido, que no hay profesionalidad, que los medios de comunicación son empresas que anteponen sus intereses al ejercicio real de la labor que desempeñan. Inflarnos el ánimo y el ego con promesas, "sois el futuro, y podéis arreglar el mundo", muy equivocado. Cuando yo, joven, inocente, inexperta, comience a desempeñar la labor para la que hoy me estoy formando, entraré al servicio de una de esas empresas, y no seré más que la célula más inútil de un gran sistema que, como todos los grandes sistemas, se mueve por el dinero, los contactos, la hipocresía. ¿Y qué se supone que yo, joven, inocente, inexperta, sin dinero ni contactos ni maldad, tengo que hacer desde ahí para arreglar el mundo?
Prefiero encogerme de hombros cuando me preguntan a qué me quiero dedicar. Y digo "No sé, no lo tengo muy claro", por no decir que preferiría que me enviaran a cualquier frente de guerra, y jugarme la vida intentando ofrecer una verdad lo más certera posible, pero de alguna manera mía, a entrar en un círculo de ruedas de prensa, declaraciones y gabinetes, labor que puede realizar cualquiera que tenga oídos y manos y que poco o nada tiene que ver con el Periodismo de verdad (el que destapaba grandes tramas de corrupción y se regía por el principio de objetividad). Que, de lo contrario, preferiría enfocar mi carrera a algo que me gustara, como la música, la literatura o el arte. Pero somos muchos los que soñamos y los pies están mejor sobre la tierra.
Perdonen mi déficit de idealismo, pero el mundo va a seguir pudriéndose aunque salgamos en la tele o nos compremos una grabadora.


11 comentarios:

Juana la Loca dijo...

Irene la profesión tuya como otra cualquiera está al servicio del dinero, por muy poco que nos guste. A mi me pasa lo mismo, ya no veo la tv porque pienso que me amargo la vida viendo lo mal que está el mundo y que yo un ser insignificante no puedo hacer nada, por ello enciendo la radio, oigo música y me evado....

Velero dijo...

Sí y no.

En mi opinión, el periodista es un soldado más en ese terrible ejército que son los medios de comunicación (o de alienación) que informan (o uniforman) a la población para que piensen todos en lo mal que están en el Congo o en las razzias políticas de facciones que luchan entre sí por el poder para mantenerlos ocupados.

Total, un espía, un informador, el cristal que distorsiona una realidad lejanay que jamás oleremos.

Por cierto, te deseo suerte en tu carrera :)

Rafa dijo...

A mí me gustaría hacer periodismo haciendo literatura. O hacer literatura haciendo periodismo.

marta pug dijo...

que verdá hija,

somos putillas de la sociedad desde que nos paren hasta que nos vamos y los que intentan no serlo o no son nadie o son reconocidos port-mortem.


si señor ¡vivan las utopías aunque nos las quieran quitar!

Bubo dijo...

¡Que bueno Rafa!
A mi me gusta comer todos los días.

Irene Bebop dijo...

No te lo discuto, los medios de comunicación hacen mucho daño. Más que informar, desinforman y confunden. Pero eso no significa que no haya periodistas buenos, ni que los que queremos formar parte de ese ejército del que hablas no queramos hacer bien nuestro trabajo... Una cosa es ser realista y otra abusar de pesimista. Cualquier cristal va a distorsionar la realidad porque no existe lo objetivo, pero hay niveles. También habrá historiadores e historiadores, supongo.

Rafa, creo que todos los periolistos tenemos cierto complejo de literatos, aunque algunos estáis más cerca que otros. Tú sabes.

Irene Bebop dijo...

Bubo, comparto ese deseo de poder comer todos los días, lo que posiblemente me llevará a trabajar como esclava en alguna de esas grandes empresas explotadoras a las que critico :( (Eso si hay suerte)

Vatra dijo...

Yo brevemente opino que el periodismo es el mal.

Dalven dijo...

Es muy fácil que nos digan: vosotros podéis cambiar el mundo, desde sus sillones y sus puestos de trabajo fijos. Después, ellos, que nos los dicen, hacen todo lo contrario perpetuando sus estructuras de poder. Para cambiar algo, todos tenemos que movernos.

Gran reflexión.

MJ dijo...

Ese es uno de los motivos por los que me planteo si realmente desempeñaré un trabajo o sólo estudio para ser una mandá.Al final da igual, tanto para los periodistas como para los traductores es la misma historia. Algo habrá que hacer, ¿no?

Velero dijo...

¿Historiadores? Gran parte de ese colectivo son ratas piojosas. Supongo que igual que en el periodismo. No obstante, apoyo a Vatra sin reservas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...