miércoles, 18 de marzo de 2009

Filosofía de váter...

Es como cuando llevas mucho tiempo duchándote con gas natural y llegas a un lugar donde, en lugar de eso, hay un calentador de agua. Te estás duchando y de pronto se acaba el agua caliente, y tienes que conformarte con enjuagarte con agua fría, cuando estabas acostumbrada a disponer de todo el agua caliente que quisieras... Es una putada. Porque tú quieres agua caliente y sabes que no puedes tenerla hasta que el calentador vuelva a llenarse. Pero la quieres, y la quieres ya, no mañana ni pasado mañana ni dentro de una hora. Entonces tu sangre se envenena y tiñe tu mente, sólo piensas en que odias esa maldita agua fría y que no soportas más esa situación, que es insufrible y que nada podría ser peor que eso, que eres la más desgraciada del planeta y que nunca nada te sale bien, te maldices, a veces incluso lloras, piensas en salir de ahí porque si no puedes tener agua caliente en el momento en que la deseas aquello no tiene sentido... Te enturbias tantísimo que olvidas lo más importante: que no todo el mundo tiene la suerte de poder contar con un poco de reconfortante agua caliente, aunque sea por poco tiempo, aunque sólo sea dos días a la semana.

2 comentarios:

Marta dijo...

que poquita costumbre higienica tenemos eh parches?


XDD
enga humor y papos libaos

nisa dijo...

irene te queremos!!!


lavate


jaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...