viernes, 12 de marzo de 2010

Pasteles de sémola

Hay enlaces psíquicos que se generan a base de buenos recuerdos. Como bailes típicos griegos improvisados en el pasillo, sus gritos desembocando en carcajadas aquel día de nieve, paseos para redescubrir tu ciudad, peligrosos viajes en autocar de vuelta a casa desde la emérita augusta, riñas y enfados de los que te crecen si te paras a pensarlo, algún engaño que otro en algún que otro examen, dos años para conocerse de una forma más profunda que en la sencilla relación maestro-alumno, el olor de un diccionario viejo al pasar las páginas para traducir lenguas muertas. Puede que esos enlaces no sean recíprocos pero realmente se sienten como si lo fueran.

Creo que me está subiendo la fiebre, y que la fiebre me lleva a celebrar momentos. Los que siempre estarán ahí por mucho que se apresure en su fuga la vida mía.

Y es que hay personas especiales que abren una brecha en la memoria y cicatrizan sin dolor y dejando huella.

3 comentarios:

Marta dijo...

mmmmmm que ricos pastelitos


tas mu malica tuu?????

Dalven dijo...

Es importante darte cuenta de quienes son esas personas, al final la fiebre siempre nos hace pensar en cosas importantes.

Mejorate!

Maria dijo...

esa brecha que se abre, y se rellena de pastel!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...