sábado, 30 de octubre de 2010

Un nuevo arañazo, París, la lluvia,

Después de la herida viene la costra. Es la manera que tiene el cuerpo de ponerse un vendaje a sí mismo. Cómo se cuida, el cuerpo. Si no fuera por él. Y después de la costra, en el mejor de los casos, viene la cicatriz. Yo conozco muy bien el proceso, porque tengo muchas marcas. No cicatrizo bien y soy torpe y bruta, y por tanto propensa a hacerme heridas. Tengo ese problema.

El día amaneció nublado y triste, sin ningún rastro de sol. Un par de horas y llegaría la lluvia. Anoche me descubrí un nuevo arañazo en la cara, cerca del ojo derecho. Cuando las primeras gotas empezaron a dibujar círculos concéntricos en los restos de la última tormenta, aún estaba tomando el desayuno y leía un artículo sobre París. No recuerdo haberme arañado la cara, pero debió haberme dolido, porque es grande, el rasguño, y está hinchado y enrrojecido. A mí me gustaría irme de Erasmus a París. Imagino que la ciudad entera desprende un delicioso olor a croissant e imagino también que suena Edith Piaf siempre de fondo por sus calles. A menudo me encuentro nuevas marcas que no sé ni de dónde vienen. En las rodillas tengo toda una colección. En mi cabeza, París es de color ocre y rojo, y en los muros de las casas cuelgan carteles del Moulin Rouge, los de Toulouse-Lautrec todavía. La última que me encontré fue en la cintura, un arañazo muy fino del tamaño de una cucharilla de té. No recuerdo que ningún gato pueda habérmelo hecho. En el fondo sé que París no es así. Tal vez dentro de unos años en mi rostro se contarán por puñados las cicatrices. El aroma a croissant sólo se intuye entre la polución. Seguramente un día me arañe sin querer un ojo y haya que sacármelo. No suena Edith Piaf sino claxons y motores, también creo que el hip hop es una moda allí (con lo que me gusta). Seré como la Princesa de Éboli pero con la tez maltratada de Eduardo Manostijeras. Y el Moulin Rouge es una leyenda, y los carteles serán de fêtes Erasmus. Me embadurnaré la cara con aceite de rosa mosqueta, por si sirve de algo. De todas formas no voy a ir a ningún lado, porque habré suspendido la prueba de idiomas (es por todos sabido que el francés y yo nunca fuimos grandes compañeros). Y al final optaré por comprarme una bonita máscara y así cumpliré mi deseo secreto de atraer miradas y convertirme en un misterio. Ha parado la lluvia, mis vecinos gritan, aún tengo la piel muy suave a pesar de todo. Maldonado dice que hay una alta probabilidad de que siga lloviendo, también en París.

9 comentarios:

Bubo dijo...

Si te decides a usar máscara te sugiero Venecia.
París, Londres, Brujas... lo importante es con quien vayas. Y por su puesto, como le decía Hepburn a Bogart en Sabrina encargate un poco de lluvia. Siempre que no llueve en tu interior... será la hostia.

Alvaro Ochoa dijo...

GRANDE Maldonado!

Juana la Loca dijo...

pues mira Irene París no será nunca como en las pelis, no. París será como tu ojos la vean, la perciban... A mi me pasó eso con La Habana, allí me enamoré y allí fuí a casarme... y a pesar de estar destruida es un lugar maravilloso..... cuando mi madre la conoció solo vió la ruina de lo que fué....

Miguel Cobo dijo...

Irene, Betadine y Montparnasse. Pero Maldonado ya no habla de lluvia desde que se le acabaron los tres últimos telediarios.

Un beso, "en écoutant la pluie".

marta pug dijo...

la lluvia de maldonado limpia, calma, borra y vaticina momentos de FIESHZTA¡¡¡¡¡¡¡

Nisa-frachute dijo...

bueeeno si suspendes pos... vacaciones de verano en París (8) ??

Edmundo Dantés dijo...

Hace algunos meses "defenestrabas" a "esos fetichistas que no paraban de mirarte" si no recuerdo mal, llegasteis a la conclusión de que "tenías rasgos orientales"... ¿
Y ahora tu deseo secreto es atraer sobre tí miradas y misterio?


:) Un saludo

Pd: ¿Que tendrá París que a todos enamora?

Irene Bebop dijo...

Jajajaja, bueno, no es exactamente así la historia, habría que indagar más y no quiero. Pero sí, no te quito razón, siempre he tenido la mala costumbre de contradecirme mecánicamente.

Dalven dijo...

En realidad yo creo que París conserva mucho de ese misterio. Si no con la Erasmus seguro que te aparecen miles de posibilidades de ir y darte con la realidad en la cara. También eso es bonito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...