lunes, 8 de febrero de 2010

Lo que un día fue un bloque de mármol que nadie se paraba a mirar


Un buen día, la alcaldía le encargó un gran caballo para una plaza de la ciudad. Un camión trajo al taller el bloque gigante de granito. El escultor empezó a trabajarlo, subido a una escalera, a golpes de martillo y cincel. Los niños lo miraban hacer.
Entonces los niños partieron, de vacaciones, rumbo a las montañas o el mar. Cuando regresaron, el escultor les mostró el caballo terminado. Y uno de los niños, con los ojos muy abiertos, le preguntó:
- Pero... ¿cómo sabías que dentro de aquella piedra había un caballo?

Eduardo Galeano.

(Prometo no dar más la murga con Eduardo Galeano en... un mes)

3 comentarios:

Poetademierda dijo...

Esa estatua es la puta ostia...

Velero dijo...

Miguel Ángel venía a decir algo así como que "le quitaba al bloque de mármol lo que le sobraba", sacando lo que había dentro.

Dalven dijo...

El rapto de Proserpina de Bernini es mi escultura preferida, cuando vi esa mano en ese muslo de la foto lo flipé completamente.
Desde luego Bernini sabía que dentro de aquel bloque habían dos personas.

Supongo que es un poco como las personas, nunca sabemos que vamos a encontrar hasta que miramos bien dentro o en que van o vamos a convertirnos hasta que no cogemos el cincel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...