domingo, 30 de enero de 2011

En un mundo descomunal / siento mi fragilidad





















Se abrió el pecho y me enseñó su desastre. Nunca antes había visto nada así. Metal podrido y oxidado incrustado en la carne enrojecida. Yo ya me imaginaba que ahí debajo se ocultaba algo malo, pero nunca pensé que fuera para tanto.
- Y no hay más que esto. Soy una quimera. Como nunca me la quito, ha acabado por fundirse conmigo...
- ¿El qué?
- La armadura. Seiscientas capas de forja. No veas cómo pesa. Cada vez que parece abrirse una veta en su superficie corro a cubrirla a toda prisa.
- Así nadie te verá nunca por dentro.
- Yo sé lo que hay ahí, y no creo que exista una sola persona a la que le gustara verlo.
Por el lado izquierdo de la espalda se intuía una brecha de la que posiblemente no se había percatado aún. Un punto muerto visual, buen sitio por donde empezar a romper, aunque hubiera que desgarrar algunas zonas carcomidas. En fin, nada podría empeorar la visión de aquel monstruo acorazado.


¿O es que acaso hay alguien más aquí...?

12 comentarios:

Velero dijo...

Por mucho que se apuntale un edificio que se cae, acabará por desplomarse y convertirse en una nube de polvo y escombros. Lo que quiero decir con esto es que las armaduras lo único que consiguen es retrasar el estoque mortal, y quizás yo mismo debería tomar nota de lo que estoy escribiendo en este momento.

Irene Bebop dijo...

Tomemos nota pues.

marta pug dijo...

hay que sobrevivir aunque sea a base de corazas y quien quiera rascar pues que lo intente.

no todo el mundo sabe rascar, esa es mi conclusión.


solo una semana más,solo una semna más....XD

Balovega dijo...

Lindo día...

Pasaba por estos lares y al ver la puerta abierta entre a saludarte..

Ha sido un placer leerte.. buena semana

marta pug dijo...

por cierto de quine es la foto¿¿¿

esta to guapa¡¡¡

Irene Bebop dijo...

Google a tope :)

Juana la Loca dijo...

no me gustan las corazas, será por eso que sufro tanto en la vida, pero prefiero ir armada con mi lengua, esto me acarre más de un problema...

Miguel Cobo dijo...

A veces no hay más remedio que acorazarse con una armadura para protegernos de quienes quieran atacarnos con su arma dura.

Bueno...o no...según los casos...(Esto de jugar con las palabras no deja de ser un "arma" de doble filo).

Un beso. Y recuerda: Todo Aquiles tiene un talón.

Rafa dijo...

Estoque mortal para que otra cosa crezca.
Eso es lo que se espera de toda armadura rota.

MJ Seben dijo...

monstruo de papel
no se contra quién voy!

Bubo dijo...

Yo he intentado llevar una armadura en ocasiones, pero me pesa mucho. Prefiero un coleto de piel de búfalo no para las estocadas a certeras pero es más fácil quitarlo por si alguien merece la pena que te descubra.

Iren dijo...

Armaduras para protegerse, o para hacerse daño...
Todo depende, pero si dice que pesa tanto...yo no podría llevarla. =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...