miércoles, 6 de abril de 2011

Querida Elvira:

























"Ojalá que los futuros periodistas se rebelen. Ojalá que a pesar de enfrentarse a un escenario complicado intuyan que hoy el periodismo es más necesario que nunca y sean conscientes de que los medios, engolfados con el politiqueo, están ignorando esas historias anónimas que definirían el extraño momento que estamos atravesando. Ojalá que no sean cínicos, que ejerzan una crítica implacable contra esos personajillos que desde hace tiempo inundaron las pantallas y no han servido más que para sembrar la creencia de que es legítimo ganar dinero sin hacer el mínimo esfuerzo. Ojalá que no sean mansos y no se dejen arrastrar por esa corriente venenosa que consiste en acudir a las ruedas de prensa para tomar nota sin rechistar. Ojalá que sean tan honrados como para desconfiar del político que les paga un viaje convirtiéndoles en parte de su corte. Ojalá que entiendan que el mejor periodista, en contra de la práctica tan habitual en España, es el que se mantiene lejos del poder, no el que alardea de estar en la pomada. Ojalá que defiendan la dignidad de su oficio y que aspiren a ser profesionales y no eternos amateurs. Ojalá que tengan el amor propio necesario como para dar más de lo que se les pide, y que no lo hagan por el medio sino por ellos mismos. Ojalá que entiendan que en esta situación económica que va a cambiar la vida de varias generaciones es necesario darle voz a los olvidados y sólo un buen periodista puede hacerlo. Dada la precariedad del empleo, la docilidad es tentadora, pero ojalá que no sean dóciles, porque al margen de la invasión de los opinadores, que de manera gratuita exaltan (exaltamos) los ánimos de los ciudadanos, nos hace falta información. Ojalá que haya una nueva generación batalladora que demuestre que el periodismo sigue vivo, que a lo mejor los que estamos un poco muertos somos nosotros."

Elvira Lindo, El País, 19/05/10


Querida Elvira: Yo de pequeña quería ser veterinaria y tener una granja. Después me metieron en la cabeza un montón de ideas tontas sobre fabricar un mundo mejor que este. Ahora sólo quiero emigrar a Ganímedes, o ver llover desde mi biblioteca favorita, o vivir del cuento y por los bares. ¿Es muy grave?

Me viene grande el futuro, mi astenia primaveral mutó de pronto en astenia vital.

Foto: Hunter S. Thompson metiéndole un tiro a su máquina de escribir. Muy ilustrativo.

11 comentarios:

marta pug dijo...

astenia de la vida en la que somos meras pilinguis baratas ya seamos periodistas artistas o aprendices de escarabajo pelotero....


que duro es todo tia, pensar sí , pero en pequela dosis, XD



besiños desde el portatil de enfrente tuya

marta pug dijo...

sansin tantiiiiiinnnn

Dalven dijo...

La carta de Elvira me recuerda aquella entrada que escribí hablando de que si tan necesario es cambiar el mundo, podrían empezar ellos, que están en el lugar adecuado y el momento en el que se debe conseguirlo.
No digo que no lo tengamos que intentar, pero me parece muy cínico que nos echen siempre el muerto a nosotros y hagan como si ellos ya no pudiesen hacer nada.
Querida Elvira predica con el ejemplo, por favor.

Miguel Cobo dijo...

¡Qué "lindo" lo de Elvira. Tengo un aprecio y una sensibilidad especial por vuestro gremio. Supongo que a estas alturas sabrás que tengo un hijo periodista (estuvo en tu misma facultad), aunque no te lo haya dicho antes (creo). Está en Hanoi (Vietnam) con una beca de gestión cultural. En mi blog están enlazados los suyos:
"El cordobés impasible..." y
"El primer atún de Ulises".

Ánimo, Irene, y a seguir los consejos de Elvira.

Besos

IRENE• • • dijo...

Dalven, ese es el mayor problema que veo. Si lo que los periodistas de ahora no son un reflejo de lo que debemos ser, no hay manera de motivarse.

Miguel, lo sé porque una vez, en 2º o 3º de ESO, y estuvo haciendo fotos a una clase nuestra, y tú nos dijiste de qué iba la cosa... Me acuerdo de ese día. También le echo un ojo de vez en cuando a sus blogs :P
Pues mi gremio a mí empieza a darme asquito, y eso es preocupante cuanto menos.

Juana la Loca dijo...

creo que ser buen o mal periodista es como ser buen o mal médico, profesor, camarero.... si eres buena persona serás buen profesional y lo mismo al contrario... solo que los periodistas estaréis más expuestos al público.... digo yo....

Bubo dijo...

Es lo que tienen las generaciones, si es rebelde, serán todos rebeldes. Si es pasota, todos serán pasotas, si alguno despunta se le corta la cabeza por los rebeldes de la generación anterior que ya se amoldaron al mundo que les tocó y no pudieron cambiar.
Muy "bonita" la entrada de Elvira, una lástima que los periodistas de su generación, en cuanto se vieron con un poco de autoridad, se convirtieran en columnistas destacados desde sus sillones de cuero.

Alfonso C. Cobo Espejo dijo...

Hola Irene, he entrado en tu blog a través del de mi padre y ya lo encuentro haciéndome publicidad. Qué padre este, ¿se puede tener mejor "agente literario"?

Escribes muchas cosas interesantes. Te sigo. Sobre el desencanto del periodismo, es perfectamente comprensible. Se establece entre los que lo estudiamos una especie de relación amor-odio, como una relación sentimental, repleto de altibajos y de dudas. Te quiero, no te quiero, deshojo la margarita...

Te recomiendo el blog de Ramón Lobo para cuando quieras leer buen periodismo. Yo de los "ojalás" idealistas de los columnistas consolidados empiezo a hartarme, aunque mejor que pongan voz, ya que la tienen.

Un abrazo desde Vietnam.

Alfonso C. Cobo Espejo dijo...

El blog de Ramón Lobo es Aguas Internacionales, en el País. Lee si tienes oportunidad su estupenda novela "El héroe inexistente".

Taulmaril dijo...

¿Sabes? He abandonado la carrera en tercero de periodismo porque veo que lo que me había planteado como periodismo, es en definitiva una bazofia. Me metí en esta carrera por un momento de confusión e ingenuidad (¿qué es si no la salida de bachillerato al mundo universitario?).

Estoy viendo como mis compañeros han acabado hoy el examen de literatura, y me encuentro un poco decepcionado porque yo no he hecho ninguno, en fin.

Esa astenia que sufres, la he sentido honda en mi. Mi cambio ha sido elegir otra carrera y tirar pa'lante con aquello que de verdad deseo, sin trabas. En septiembre empiezo desde primero de carrera, otra vez. Pero lo hago radiante, jodido, pero radiante como dice Benedetti.

No vengo a dar consejo, más bien a abrir incógnitas.

IRENE• • • dijo...

¿Sabes? Me he pasado medio año planteándome cambiar de carrera yo también. Pero al final he decidido que aguanto y acabo. Total, no tengo prisa, y algo bueno sacaré. Aunque sea sólo una visión crítica pero bien fundada de lo que es el periodismo... también hay quien habla por hablar.

Aún así, te felicito por tomar tan sabia decisión xD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...