lunes, 9 de mayo de 2011

Basta de blues.


El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una sola mujer).

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera

Eso basta. Considero cierta aquella manida historieta de qué bonito que seas lo primero que veo al despertarme. No hay teatro que valga: es un instinto humano. Una carta de despedida agridulce en la almohada es carne de tragicomedia y te hiela la sangre y te arde en el pecho y se te graba, supongo, a fuego en la conciencia. Pero entre bambalinas, tras el telón, late el secreto deseo de haberse quedado a compartir el desayuno con una boca amiga y amante que se encadena gustosa a la tuya, si la dejas. Una vez. Y otra. De la misma forma en que termina el primer acto sexual y empieza el siguiente, ¿por qué no? Despertar a media noche, tomar el desayuno y volver a dormir pecho con espalda. Sin que interrumpa por una vez esa desazón y esa prisa por la eternidad de la que culpo a las grandes letras, que tal vez estuvieran vacías en esencia.

Yo soy consciente de mí, no sé cómo decirlo. De mis herencias víricas, no es ninguna broma. Las muñecas de porcelana, si se caen, se rompen. Y por mucho que te afanes en pegar cada trozo de sus caritas siempre se verán las vetas, como cicatrices de mentira.
Miguel Hernández escribió "y estoy a gusto en mi herida". Pero aquí, en el mundo real, yo soy la única que lo disfruta. Y quien tanto aboga por la justicia debería predicar con el ejemplo.

(Sé que esta vez va a salir bien...)

5 comentarios:

marta pug dijo...

a tope de piwer tia, tanto pastelosismo ni leches; la realidad es bien distinta y quien se empeñe en negarlo es que se que se hace el ciego.

y como se dice por los lares "No hay mas ciego que el que no quiere ver"



Fdo.: el palmar de troya

Irene Bebop dijo...

Anda, ¿qué dices? Sí al pastelosismo. También lo hay en la realidad. Si no lo hubiera, vaya mierda...
Como he dicho, que dormir juntos es cosa de quererse. Claro que sí.

Miguel Cobo dijo...

Doy fe.

Velero dijo...

Más que lo primero en ver al despertar, yo prefiero lo último en ver antes de dormir.

Juana la Loca dijo...

Hace tanto tiempo que leí "La insoportable levedad del ser" que no me acordaba de esa frase....
Estoy contigo, para dormir con alguien has de amarla, porque no es solo el sexo, es oler sus piés, su sudor, oir sus ronquidos..... y aún asi no molestarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...