miércoles, 21 de marzo de 2012

Bang.



A la desembocadura llegaba toda la mugre que se había ido uniendo progresivamente al cauce... Al llegar al mar, se extendía y se hundía. Y casi casi desaparecía del todo.

"Anda, no te arrastres, saca fuerzas, no te sientas mal. Seguro que te pones muy fea cuando lloras, con lo guapa que vas hoy". Eso me lo dijo el señor desconocido del autobús. Debe de haber mucha sabiduría y buenas intenciones escondidas en personas anónimas que pasean por ahí. En casa no las veréis. Salid, pasead, fijaos en la gente. Coged el autobús. No lloréis, que seguro que os ponéis feísimos.
Yo he decidido que no voy a desperdiciar ni un poquito de este sol de primavera. Mis botas de cowboy se merecen que las vean.

5 comentarios:

Sergio Delgado dijo...

Habrá que manchar las botas de sangre y barro.

Bubo dijo...

Da igual con que se manchen las botes siempre que las puedas volver a lustrar y queden como nuevas.

marta pug dijo...

amén hermana

Miguel Cobo dijo...

Esas botas son para caminar...

Sigue a Nancy, no pares.

Besos.

Juana la Loca dijo...

di que si, que hacen unos días preciosos, no se pueden desaprovechar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...