jueves, 15 de marzo de 2012

Coliseos. Cicatrices.


Hoy es el aniversario. De la muerte de Julio César, digo. Líder militar y político del que fuera el vasto imperio romano, cuya tardía existencia solo se intuye ya como un pellizco de grandeza entre ruinas de piedra. Tarde o temprano, todos los imperios caen. Me acuerdo ahora de aquella teoría sobre el auge y caída de las grandes potencias que estudié en Relaciones Internacionales -para que luego digan que no sirve para nada mi licenciatura, ¿eh?- en la cual se exponía que, entre otras cosas, un imperio puede caer como resultado del auge de otros imperios rivales. En este caso fueron los otomanos. En el mío, quién sabe. Supongo que solo el paso del tiempo permite teorizar sobre la Historia, incluso cerrar un ciclo secular con la fecha de la caída de un imperio a causa de la difícil coexistencia con imperios rivales. El ascenso del imperio del miedo. La eterna guerra agotadora contra el imperio de la duda. El imperio déspota y terrible de ser uno mismo. Etcétera.

Julio César dejó un diario que da fe de sus batallas. Yo, que me pasé segundo de bachillerato traduciéndolo del latín, también dejé uno que da fe de las mías. Quizás un día alguien lo traduzca al esperanto. Pobre del que le toque.


7 comentarios:

Chinaski P. dijo...

Podría hacer un importante ejercicio de pedantería y corregir los detalles históricos , pero no lo haré...

Juana la Loca dijo...

bueno, no tenía yo en mi agenda el aniversario de la muerte de tamaño personaje. Pero vamos que me lo apuntaré para el año que viene ;)

Irene Bebop dijo...

Déjate de correcciones, que esto es todo metafórico y los detalles históricos me la pelan muchísimo.

Alejandro dijo...

Psuedo-pedanterías aparte, creo que das en el clavo: cada etapa de nuestro pensamiento es un imperio que ha destruido al anterior debido a su imparable avance.

Bubo dijo...

A mi me tocó Virgilio. Poco harto terminé del tipo. (Los Idus de Marzo, hace poco de lo que estuve pendiente fue de que era el día bi-sextum.)

Dalven dijo...

Yo también traduje Cesar a saco. Me encanta la metáfora que has hecho, y me encanta pensar que grandes imperios han caído y ya casi no quedan cicatrices. :)

catanoga dijo...

Y lo de "Los que van a morir te saludan" se lo dice uno a sí mismo al mirarse cada mañana en el espejo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...